Thursday, July 28, 2005

1. INTRODUCCION

1.1 Antecedentes



Entre fines del año 1999 y principios de 2000, mientras trabajábamos en el Comité Cívico Provincial Andrés Ibáñez investigando la legitimidad y legalidad de 20 millones de dólares otorgados a la FCBC por ENRON y SHELL para la conservación ambiental en la Chiquitanía, controversia central en el CPC, del que el Comité Cívico Andrés Ibáñez era miembro, tuvimos acceso al informe – respuesta del Consorcio Prime. La carta mostraba que los temas de conocimiento tradicional vigente de los pueblos indígenas y su función de la conservación de la biodiversidad, la gestión de recursos con población local de Áreas Protegidas, la participación y consulta adecuadas a pobladores del área de influencia del proyecto, y las relaciones entre el MHNNKM y la FCBC, como álgidos asuntos de discusión en el Consorcio consultor y los miembros del CPC.

Para entonces, ya habíamos leído algunas publicaciones del Centro de Estudios Jurídicos y Sociales – CEJIS, que daban cuenta de algunos de estos asuntos, en particular, la urgente necesidad de relacionar política y económicamente la capacidad indígena de crear biodiversidad, el aprovechamiento de la micro biodiversidad y la biotecnología para un nuevo proyecto de acumulación de riqueza en Bolivia, la transferencia de biotecnología de punta en agricultura, la percepción ideológica de la naturaleza, entre otros. Y pudimos ver en las respuestas del Consorcio Prime a los miembros del CPC, un importante sesgo, de carácter ideológico. Asunto que nos proponemos mostrar a lo largo de esta investigación.

Hacia fines del año 2001, mientras realizábamos nuestras Prácticas Guiadas - universitarias - en la Coordinadora de Pueblos Étnicos de Santa Cruz (CPESC), nos dedicamos seguir el funcionamiento en el Proyecto del Corredor de Transportes del “Programa Indígena (PI)”, las “Rondas de Consulta” y el “Comité de Participación y Consulta (CPC)”. En la elaboración de nuestro informe final, abordamos el carácter de las actividades de bioprospección de los asociados a la FCBC, los impactos socioambientales del Corredor Santa Cruz – Puerto Suárez, los procesos de participación indígena en el CPC, la secuencia de demandas y respuestas en el PI, entre otros temas. Para la elaboración de nuestro Trabajo Final de Grado, hemos considerado tres áreas de análisis: los actores en el conflictos, las instancias en que este se desarrolla y lo que consideramos, uno de los temas estratégicos en controversia, la política de conservación en bosques amazónicos. Es este asunto donde más se deja traslucir el sesgo ideológico del discurso puesto en escena por el Consorcio Prime en sus respuestas a los miembros del CPC, y representa una muestra de cómo el discurso ideológico fundamenta una labor operativa de dominación local con implicaciones etnocidas, desde una supuesta posición científica.



1.2 Demandas indígenas en el Comité de Participación y Consulta (CPC) del Corredor de Transportes Santa Cruz – Puerto Suárez



Empezamos transcribiendo lo que será el texto central que analizaremos. La polémica entre indígenas y consultores, objeto de nuestro estudio, está manifiesta en una carta del Consorcio Prime Ingeniería – Museo Noel Kempff – Asociación Potlatch (en adelante Consorcio Prime), hecha pública durante la quinta reunión del CPC (marzo de 2000), en ella, responden a demandas y observaciones de algunos miembros del CPC. Este Consorcio fue el encargado de elaborar los estudios de evaluación ambiental, el proceso de consulta pública y los planes de mitigación socioambiental del Proyecto de Corredor Santa Cruz – Puerto Suárez.

Hemos seleccionado tres grupos de demandas, pues las exigencias indígenas no están aisladas. Los tres grupos de demandas seleccionadas se refieren a los campos temáticos de: la Conservación y Gestión de Áreas Protegidas, la Participación y Consulta indígena en proyectos que los afectan y la cuestión sobre el MHNNKM en la FCBC.



1.2.1 Gestión y Conservación



Indígenas (negreado nuestro)

Por lo expuesto, a nombre de las comunidades indígenas de área de influencia del proyecto, hacemos conocer a ustedes nuestra posición (…) Con relación a las Áreas Protegidas en la región y el acceso a los recursos naturales, debe quedar claramente establecido en los informes de Evaluación Ambiental Estratégica del Corredor, en la revisión y complementación del EEIA, que la existencia de recursos de biodiversidad y bosques conservados, se deben principalmente a que estas áreas constituyen los hábitat naturales de las poblaciones indígenas, consiguientemente la administración y gestión de los mismos debe ser por parte de las poblaciones locales y subsidiariamente con el apoyo de la entidades de conservación y no a la inversa. [1]

FOBOMADE (negreado nuestro)

La conservación de la biodiversidad, no necesariamente ha sido producto del aislamiento del departamento durante siglos, sino del manejo adecuado de los recursos naturales por las poblaciones indígenas y poblaciones locales. No mencionarlo es no reconocer el papel de los pobladores nativos y locales en la conservación de la biodiversidad (…)[2]

El diseño de propuestas para la creación de nuevas áreas protegidas, debe tomar en cuenta el objetivo de establecerlas, los beneficiarios directos, su administración local, es decir Estado. Municipios – Poblaciones locales, como única forma de garantizar y preservar los recursos genéticos de la región (…) Asimismo, la participación de los pueblos indígenas en la gestión de las Áreas Protegidas, deberá ser protagónica en coordinación con el SNAP y los municipios (…) [3]



1.2.2 Participación y Consulta



Indígenas (negreado nuestro)

De acuerdo con el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo – OIT, aprobado en Bolivia por medio de la Ley 1257 de 1991, el Gobierno debe consultar con los pueblos y comunidades la realización de este proyecto que tanto puede afectarnos. La consulta establecida en este Convenio, constituye un derecho fundamental de nuestros pueblos, pues está llamada a garantizar nuestros derechos a la propiedad de la tierra, a los recursos naturales y el medio ambiente y a la integridad económica y cultural, que pueden verse amenazados si no se adoptan las medidas necesarias para protegerlos. La consulta que ordena el Convenio 169 debe realizarse por medio de procedimientos apropiados a las características culturales de las comunidades, a través de sus instituciones representativas, de buena fe y con la finalidad de llegar a acuerdos o lograr su consentimiento. También ordena realizar con nuestra participación estudios específicos para evaluar la incidencia social, espiritual y cultural y sobre el medio ambiente que las medidas de desarrollo puedan tener sobre nuestros pueblos, y tomar como criterios fundamentales para la ejecución de los proyectos los resultados de esos estudios (...) Las rondas de talleres que viene realizando el equipo de consultores no cumple con los requerimientos que ordena el Convenio 169, pues se trata de talleres donde se informa muy a grandes rasgos del proyecto y sus impactos y se recogen informalmente algunas ideas e inquietudes que alcanzan a presentar los participantes. Es por ello que consideramos urgente la ejecución de un procedimiento adecuado de consulta y concertación con todas las comunidades afectadas con el proyecto vial (…) [4]

Comités Cívicos y de Fiscalización (negreado nuestro)

Consideramos que hasta la fecha, la Consulta que esta realizando el Consorcio, deja mucho que desear en la calidad de las mismas. Por lo tanto no es válida. Existen una serie de irregularidades como: Reuniones convocadas sólo con autoridades políticas, reuniones convocadas donde los asistentes no tienen la información necesaria, etc. Por esta razón, proponemos que debiera existir una adecuada Consulta en tiempo y participación comunal y en lenguaje apropiado. [5]

FODEMADE

El Consorcio debe aclarar acerca de la comprensión que tiene de la consulta pública. Es decir, de los niveles de participación pública, los mecanismos, los actores. Al respecto creemos que la consulta no es una forma instrumental – técnica, sino que es una relación donde la información va y viene, facilitando la toma de decisión (…)

Hasta la fecha, en las reuniones que ha realizado el Consorcio en las diferentes localidades, las poblaciones no tenían en su poder el Plan de Trabajo y/o un Documento Resumen.[6]



1.2.3 MHNNKM en la FCBC



Comité Cívico (negreado nuestro)

Habiendo analizado la estructura y composición del Consorcio Prime, Potlatch, Museo Noel Kempff Mercado; el mismo que está compuesto por Instituciones y personas que son miembros de otro Consorcio, el del Bosque Seco Chiquitano. Tomando en cuenta los antecedentes negativos de lo que significó el negociado de los 20 millones en el Bosque Seco, consideramos que tanto la estructura como el enfoque que se esta dando en el Plan de Trabajo referido a la Evaluación Ambiental Estratégica del Corredor Santa Cruz – Puerto Suárez, no goza de nuestra confianza ni satisface nuestras expectativas regionales. Por lo tanto, deberá ser analizada de manera profunda la legitimidad de dichos estudios por considerar que los mismos tienen intereses particulares contrarios a los de la región; en este sentido, solicitamos el cambio de Consorcio.[7]

FODEMADE (negreado nuestro)

El Consorcio esta integrado por instituciones y consultores que conforman otro Consorcio (Chiquitano Forest Conservation Program), que fue cuestionado por autoridades gubernamentales, cívicas, organizaciones de base y el movimiento ambiental boliviano, por la negociación del Bosque Seco Chiquitano con la empresa petrolera ENRON, por un monto de $us. 20 millones, por encima de la potestad de las instancias gubernamentales nacionales, municipales y de poblaciones locales. Las instituciones y representantes que pertenecen a ambos Consorcios son: MHNNKM, WCS, Jardín Botánico de Missouri. Por lo tanto, el documento presenta un sesgo de intereses comunes entre ambos Consorcios, aspecto que inviabiliza la objetividad de las propuestas y conclusiones del la EAE.[8]

Por otra parte, en una publicación de la CPESC, en un artículo titulado “Los pueblos indígenas se oponen a la FCBC”, se lee lo siguiente:

Desde el inicio de actividades de la supuesta FCBC (1999), los pueblos indígenas se opusieron a ésta, por cuanto sus actividades son engañosas y crean división entre las organizaciones y los pueblos indígenas.[9]

Y la CPESC, desde el inicio de las actividades de la FCBC hasta la fecha, no ha dejado de denunciar a esta Fundación en múltiples niveles.


1.2.4 Respuestas del Consorcio Prime


Sobre el reconocimiento del rol indígena en la existencia de biodiversidad y a su consiguiente derecho a la gestión de esos recursos, el Consorcio Prime respondió:

A los indígenas

El Consorcio reconoce el papel histórico fundamental de las poblaciones indígenas en la conservación de la biodiversidad. Entendemos que además de factores culturales, eso deviene del bajo impacto de sus prácticas productivas tradicionales en un contexto de muy baja densidad de ocupación. Por otro lado, en el caso del Pueblo Ayoreo, necesidades inmediatas y una adaptación cultural compleja del modo de vida semi-nómada a espacios fijos y a los incentivos del mercado, pueden llevarlos a negociar la tala de los bosques de sus territorios sin cuidados en cuanto a sostenibilidad.

Agrega a continuación que,

La conservación de la biodiversidad es un objetivo más amplio, objeto de tratados internacionales a los cuales Bolivia se ha adherido (...). La conservación de Áreas Protegidas requiere también conocimiento científico, capacidad gerencial y recursos financieros, en una lucha permanente contra las tendencias inmediatas de explotación de recursos que llevan a la degradación ambiental (…) por otro lado, el Plan de Acción que está siendo diseñado prevé, dentro del Plan de Desarrollo de Pueblos Indígenas (PDPI) regional, un componente científico para apoyar a las comunidades indígenas en la elaboración de estrategias de manejo sostenible de sus territorios, a escala de TCO's o grupos de comunidades. [10]

Al FODEMADE

El Consorcio reconoce el papel histórico de las poblaciones indígenas y locales en la conservación de la biodiversidad. El Informe de Avance # 1 muestra en mapa y gráficos como la inmensa mayoría de la deforestación es responsabilidad de las grandes empresas agropecuarias. Se debe señalar por otro lado, que las nuevas condiciones socioeconómicas, en el futuro, podrán presentarse conflictos entre los intereses de los pobladores nativos / locales y los objetivos de la conservación (ver respuesta a CIDOB sobre Manejo de Áreas Protegidas). Las políticas y programas del Plan de Acción buscan dar soluciones a los desafíos planteados.

En torno a la obligación legal de llevar adelante un proceso de consulta apropiada con los pueblos indígenas, el Consorcio Prime informaba:

A los indígenas

El Consorcio comparte integralmente el concepto de consulta reivindicado por CIDOB, a que legalmente los indígenas tienen derecho con base en el Convenio 169 (...) La primera ronda, realizada al comienzo de los estudios (octubre de 1999) es parte de un proceso que contará con 3 rondas de consulta, progresivamente más profundas y con mayor involucramiento de las comunidades (...) [11]

Comités Cívicos y de Fiscalización

Las afirmaciones referentes a la Primera Ronda de Consultas no son verdaderas. Los talleres en municipios fueron ampliamente divulgado en un trabajo previo de invitación personal no sólo a las autoridades municipales, sino a las organizaciones sociales locales, a las OTB's de las comunidades del área rural, a las asociaciones de productores, etc. El calendario de reuniones fue enviado previamente a las principales ONG's nacionales. A pedido de PROBIOMA, 11 ejemplares del Plan de Trabajo fueron enviados a los Comités de Fiscalización en la semana precedente al inicio de los talleres. La metodología participativa de los talleres con pueblos indígenas se comenta en la respuesta a CIDOB. El resultado práctico de la primera ronda de Consulta es que la gran mayoría de las comunidades de los 7 municipios hicieron presencia en los talleres y hubo riqueza de discusiones. El Volumen 3/3 del Informe de Avance # 1 documenta en detalle el proceso, los asistentes y los resultados de esos talleres. En el taller con ONG's realizado en Santa Cruz el 16/11/99, con la presencia del BID, se acordó ampliar el proceso de Consulta, anticipando la preparación de un Primer Borrador de Programas Socio Ambientales y divulgarlo ampliamente, para servir de base ala Segunda Ronda de Talleres. Eso fue cumplido. También el Banco se comprometió a viabilizar una Tercera Ronda de Consultas.[12]

Al FODEMADE

Estamos de acuerdo en cuanto al intercambio de información, si bien que la Consulta busca también alcanzar consensos sobre las acciones preventivas, mitigadoras, compensatorias y su gestión. Además del enfoque conceptual presentado en el Plan de Trabajo, el Volumen 3/3 del Informe de Avance # 1 trae información detallada sobre la forma práctica de aplicación de esos conceptos en la Primera Ronda de Talleres, y el Plan Permanente de Participación y Consulta (ver Primer Borrador de los Programas Socio-ambientales, Dic. 1999) detalla la metodología para la Segunda y Tercera Ronda (…) En la Primera Ronda, efectivamente, no hubo distribución previa general de un documento explicativo. A pedido de PROBIOMA, se entregaron 11 ejemplares del Plan de Trabajo para los Comités de Fiscalización, antes del Primer Taller. Las propias reuniones fueron utilizadas para explicar el Proyecto y sus implicaciones, mediante una metodología que propició una reflexión crítica de los impactos su relación con el contexto de vida de la población. En el Taller con ONG's (16/11/99) fue consensuada la necesidad de un documento previo de propuestas de programas antes de la Segunda Ronda. Ese documento fue producido y ampliamente distribuido en prácticamente todas las comunidades del área de influencia, más de un mes antes de la realización de talleres.[13]

Sobre la relación entre el MHNNKM y la FCBC (o con sus primeras siglas PCBC), la respuesta fue la siguiente:

A los Comités Cívicos y de Fiscalización

El Consorcio Prime – Museo – Potlatch no tiene cualquier vínculo con el Programa de Conservación del Bosque Chiquitano (PCBC). El Museo NKM, institución boliviana con múltiples convenios y actividades, sí participa en el PCBC, de manera totalmente independiente de su actuación en la Evaluación Ambiental Estratégica y el EEIA del Corredor. Prime Ingeniería y Asociación Potlatch nunca tuvieron cualquier relación con el PCBC. Entendemos que el análisis de la estructura y el enfoque del Plan de Trabajo deberían hacerse en función del contenido del mismo, y no de apreciaciones subjetivas de supuestos antecedentes del Consorcio Consultor. Rechazamos la acusación de que los estudios “tienen intereses particulares”. Los estudios están siendo realizados con toda responsabilidad profesional, de acuerdo con los términos de referencia acordados entre el BID y el Gobierno Boliviano, con el objetivo de mejor servir a los intereses del desarrollo sostenible de la región. El Consorcio tiene el firme propósito de mostrar en la práctica, con su trabajo y resultados, que es merecedor de la confianza de todos los actores sociales de la región. [14]

Al FODEMADE

Reafirmamos que no existe cualquier vínculo del Consorcio Prime – Museo – Potlatch con el Programa de Conservación del Bosque Chiquitano (PCBC) o cualquier otra entidad en la región. El Museo NKM es parte del Consorcio y el Dr. Timothy Killeen participa en el Estudio en su condición de Asesor Científico del Museo. El Consorcio no tiene cualquier relación con WCS ni con el Jardín Botánico de Missouri. El PCBC es una realidad de gran importancia en el área de influencia de la carretera, y los estudios tienen la obligación de considerar las posibilidades de integración de esfuerzos y recursos para los objetivos de conservación y desarrollo sostenible de la región. No compartimos la opinión de que el Plan de Trabajo presente un sesgo de intereses comunes con el PCBC. Las conclusiones de la EAE y las propuestas de Programas deberían ser juzgados por su contenido, y no condenar a priori su objetividad en función de quien participa en su elaboración.[15]

Pasamos a definir algunas cuestiones formales de nuestra investigación.



1.3 Teoría



Para interpretar los fenómenos sociales estudiados en esta investigación utilizamos la Teoría Critica desarrollada por seguidores de la Escuela de Frankfurt.



1.4 Método



Hemos puesto en práctica un método de análisis dialéctico. Se asume la realidad como un proceso en movimiento en el cual se participa y es posible realizar transformaciones concientes. Se cree que movimiento social es impulsado por las contradicciones internas de la sociedad y que la superación de estas contradicciones representa parte de su desarrollo.



1.5 Objeto de Estudio



Nuestro Objeto de Estudio es un objeto concreto - real. El estudio de la puesta en juego de mecanismos que en su forma abstracto – formal corresponden a la acción de un Aparato Ideológico del Estado, y que en su manifestación material concreta – real es el Comité de Participación y Consulta, propio del Proyecto de Corredor de Transportes Santa Cruz – Puerto Suárez.



1.6 Problema



Los problemas que se plantean en este informe, como los que cabe a la actividad científico – investigativa, son problemas de desconocimiento. ¿Fueron el Comité de Participación y Consulta, el Programa Indígena y las Rondas de Consulta, llevados adelante según lo recomienda el Convenio 169 de la OIT?; ¿Qué relaciones existen entre la FCBC y el MHNNKM?; ¿Cuál es la mejor política de conservación en los bosques tropicales?; ¿Cuál es el impacto para las culturas indígenas en este Corredor de Transportes?



1.7 Técnicas de investigación



Utilizamos la revisión bibliográfica, revisión hemerográfica, consulta a especialistas, entrevistas en profundidad, encuestas, observación de campo y entrevistas filmada.



1.8 Objetivo



Fortalecer las demandas de la CPESC en el CPC a través del estudio de los actores y las instancias del conflicto y el planteamiento de recomendaciones en un marco de resolución de conflictos socioambientales.
[1] Consorcio Ingeniería Prime - Museo Noel Kempff - Potlatch, Respuesta a los comentarios de CIDOB (21/01/00), Comités Cívicos y de Fiscalización (21/01/00), autoridades y organizaciones sociales de El Carmen R.T. (07/01/00) y el Foro Departamental de Medio Ambiente y Desarrollo - FODEMADE (22/12/99), marzo de 2000, Pg. 3
[2] Ibídem Pg. 11
[3] Ibídem Pg. 19
[4] Ibídem Pg. 4
[5] Ibídem Pg. 6
[6] Ibídem Pg. 13
[7] Ibídem Pg. 6.
[8] Ibídem Pg. 10
[9] Los pueblos indígenas se oponen a la FCBC. Boletín Informativo “El Grito del Bosque”. Santa Cruz – Bolivia. Coordinadora de Pueblos Étnicos de Santa Cruz. Año 1, Volumen No. 1. Julio de 2001. Pg. 3.
[10] Consorcio Prime Ob. Cit.: Pg. 3
[11] Ibídem Pg. 5
[12] Ibídem Pgs. 6, 7
[13] Ibídem Pg. 13
[14] Ibídem Pg. 6
[15] Ibídem Pg. 10

No comments: