Thursday, July 28, 2005

3.1.3 Enron - Shell

¿Qué tienen que ver Enron y Shell en las obras de mejoramiento de algunos sectores de la carretera Santa Cruz – Puerto Suárez? ¿Qué relación existe entre estas empresas y el proceso de consulta llevado adelante en el proyecto del corredor de transportes? Por una parte, dados los usos de biotecnología en la industria petrolera, creemos que existe un gran interés por parte de compañías transnacionales vinculadas a los hidrocarburos, en tener acceso a recursos genéticos en áreas de mega biodiversidad, como es el caso del Departamento de Santa Cruz. Este interés ha relacionado estrechamente a estas trasnacionales con organizaciones conservacionistas, que encuentran en éstas compañías transnacionales a financiadores de sus actividades bioprospectoras. Sobre las tendencias en este sentido, un boletín de Petrobrás indica que,

En las últimas décadas, la biotecnología viene haciendo uso del conocimiento científico acumulado de diversas disciplinas y técnicas, entre ellas la microbiología, la bioquímica y la biología molecular para producir bienes o servicios en una gran velocidad. La industria de petróleo viene también utilizando la biotecnología en la solución de problemas generados en sus actividades. Así, se objetiva aquí demostrar cual ha sido la aplicación de la biotecnología en la industria del petróleo, en; los últimos diez años. Para ello, se utilizó la base de los datos del Derwent Biotechnology Abstracts, de donde fueron extraídos dos modelos polares de comportamiento estratégico de las empresas con relación a la biotecnología: a) modelo americano, en que las empresas mantienen interés específico en el uso de la biotecnología en petróleo, registra escaso número de patentes y la actividad de innovación se registra seguramente, de forma más dinámica en las pequeñas empresas de base, caso de la PETROBRAS, Exxon, Chevron y Mobil; b) modelo japonés, caracterizado por bajo interés por las aplicaciones en petróleo, por el alto número de patentes, indicando una actividad de acompañamiento y eventual entrada de nuevas oportunidades de negocio abiertas por la biotecnología; este es el caso de todas las empresas japonesas (Nippon, Cosmo, Japan Energy, Idemitsu, Showa, Mitsubishi), pero también seguido por algunas empresas americanas y europeas (Amoco, BP, Shell), (…) Internacionalmente, los Estados Unidos de América dominan el mercado de biotecnología, con cerca de 1.300 empresas, con 188 mil funcionarios (facturando anualmente US$ 14,2 billones), en comparación con 600 empresas europeas (facturan por año US$ 1,5 billones), con apenas 27.500 funcionarios, y las 230 empresas canadienses (facturan por año US$ 0,8 billones), (…) El uso de tecnologías con fondo biotecnológico en la industria del petróleo se constituye en una tendencia irreversible. Las inversiones en esta área están consolidadas en todas las grandes compañías de petróleo del mundo, principalmente en aquellas de actuación horizontal. La biotecnología, como una innovación radical, propicia la aparición de nuevos actores y oportunidades de negocio. Las empresas de petróleo se dividen en dos modelos de actuación: una que se enfoca el desarrollo en las cuestiones específicas de este segmento industrial y otro que se encamina a una diversificación más amplia de aplicaciones. [1]

En realidad, es tal la dimensión del fenómeno, que existe un re direccionamiento de empresas petroquímicas para abandonar parcialmente el rubro de los hidrocarburos. Sobre el tema, citamos un caso,

DuPont, quien poco tiempo atrás fuera la más grande productora de químicos en el ámbito mundial, toma medidas enérgicas en 1998, a fin de reforzar su negocio con las llamadas ciencias de la vida. En mayo, DuPont anunció que se desprendería de CONOCO, su subsidiaria petrolera (la novena compañía mundial). La venta constituye la oferta pública más alta en la historia de los EE.UU. para una compañía, marcando un récord de 4.400 millones de dólares (...) DuPont no perdió el tiempo y gastó 2.600 millones de dólares en la adquisición de Merck & Co., que corresponde al 50% restante de las acciones de su join –venture DuPont / Merck Pharmaceutical (...) [2]

Si bien Enron ha quebrado en forma fraudulenta, con estafas a sus accionistas y ganancias infladas, continúa sus actividades en Bolivia. Una investigadora nos informa que (negreado nuestro),

Aunque el escándalo de Enron sigue causando estragos en EE.UU. sus operaciones internacionales siguen contando con el apoyo de los organismos financieros internacionales. Conocemos el daño que Enron ha hecho a la economía de EE.UU. ¿Así qué, por qué sigue teniendo el derecho de recibir dinero del contribuyente estadounidense? En lugar de revolcarse en la bancarrota, Enron continúa sus actividades internacionales. Y créanlo o no, la empresa, plagada por los escándalos y desacreditada, continúa buscando fondos públicos para sus operaciones globales. Los continuos informes sobre el colapso de Enron han llevado a mucha gente a creer que la corporación ha expirado desde cualquier punto de vista práctico. No es así. La decisión de Enron de pedir protección contra la bancarrota según el Capítulo 11, la llevó a perder el derecho a sus operaciones de comercio con energía en EE.UU. y obligó a la corporación a vender parte de sus activos. Pero gran parte de sus operaciones en el exterior sigue intacta. Aún cuando enfrenta juicios entablados por sus accionistas, e investigaciones del Congreso en Estados Unidos, Enron tiene intenciones de emerger de la bancarrota continuando sus servicios globales de energía. Enron, a través de numerosos consorcios y subsidiarias, continúa manipulando los mercados energéticos en todo el mundo. Sus actuales activos sólo en América Latina incluyen intereses en compañías de gas y electricidad en Brasil y Venezuela, ductos en Colombia y Bolivia, y plantas eléctricas en Panamá, Guatemala, y Puerto Rico. En muchos de esos países, los funcionarios han estado aseverando que los problemas que Enron Corporation tiene en Estados Unidos no afectarán sus operaciones locales.[3]

Ahora bien, durante los primeros ocho meses de vida del Comité de Participación y Consulta, muchos de sus miembros demandaron al BID y al Gobierno, que el Museo de Historia Noel Kempff Mercado no siga siendo parte del Consorcio Prime. Esta demanda, citada en la Introducción, se debió a que el MHNNKM participó en la creación FCBC, institución conservacionista patrocinada financieramente por Enron y Shell, hecho que consumaría el paso del gasoducto lateral a Cuiabá por el Bosque Seco Chiquitano.[4]

Sobre el tema, un mimeo da cuenta de lo siguiente,

La construcción del gasoducto Bolivia – Brasil, que realizaron las petroleras Shell y Enron, ha afectado un área de 6 millones de hectáreas de bosque chiquitano, en el cual habitan 178 comunidades indígenas y campesinas, que por cientos de años han estado en manos de los indígenas chiquitanos y ayoreos. Para otorgar el crédito de 200 millones de dólares necesarios para la construcción del gasoducto, la agencia norteamericana de fomento a las exportaciones, OPIC (Corporación de Inversiones Privadas en el Extranjero) exigió a Enron la implementación de un plan de conservación del bosque seco chiquitano. Para cumplir el requisito exigido por la OPIC, las empresas Enron, Shell y su subsidiaria en Bolivia TRANSREDES crearon el "Programa para la Conservación del Bosque Chiquitano" que luego pasó a llamarse Fundación para la Conservación del Bosque Chiquitano (FCBC), asociándose con 4 ONG (…) El compromiso firmado entre las empresas petroleras Enron y Shell y las ONG conservacionistas, establece un financiamiento de 30 millones de dólares para 15 años (provenientes de aportes voluntarios efectuados por dichas empresas), para ser utilizados en actividades de conservación resultantes de un plan previamente elaborado por la Fundación (FCBC) (...) Las irregularidades y anomalías que se denuncian contra la FCBC son muchísimas. Se refieren a que el trabajo de la FCBC crea división entre las organizaciones actuantes en la zona, avasalla territorios y comunidades indígenas y campesinas sin contar con su acuerdo y consenso, establece convenios ilegítimos que no consideran las opiniones de las comunidades locales, realiza investigación científica que atenta contra los derechos intelectuales de las comunidades, negocia con recursos naturales que no le pertenecen, entre otras.[5]

Talvez, para recibir el préstamo de la OPIC, era necesario pasar por el Bosque Seco Chiquitano, a fin de consolidar un acceso de Enron y Shell a los recursos genéticos de la región.
[1] NEGRAIS C. SEABRA, Paulo (*) – BONTEMPO, José Vitor (**) – OLIVIER COSTA, Nilce (***). Biotecnología na industria do petroleo: 1988 – 1997. Boletín técnico PETROBRAS, Rio de Janeiro, 42. 1999 (*) Setor de Medio Ambiente e Biotecnologia (SEAMB), Superintendencia de Pesquisa e Engenharia Basica do Abastecimento (SUPAB), Centro de Pesquisas (CENPES); (**) Escola de Quimica, Universidade Federal do Rio de Janeiro (UFRJ); (***) Aposentado do Centro de Pesquisas da PETROBRAS.
www.petrobras.com.br/boletim/Boletim_42_1_4/3Biotec.PDF
[2] Los gigantes genéticos ¿Dueños del universo? Tercer informe referido a la “Industria de la vida” Marzo – Abril de 1999, RAFI en www.prolides.org.br/seminarios/segundo_seminario_turma2/los_gigantes_gen_ticos.htm
[3] MARTINEZ, Nadia (*) – ENGLER, Mark (**). Exporting Enron 21-7-2002, Traduccción: Germán Leyens (*) Investigadora en la Red de Energía y Economía Sostenibles en Washington D.C. (**) Mark Engler - escritor - ha trabajado el Programa Público de Intelectuales de la Universidad del Atlántico en el Estado de Florida, E.U. www.rebelion.org/internacional/enron210602.htm
[4] Véase: SOLTANI, Atossa (*) HINDERY, Derrick (**) Un Desastre de Proporción Mundial: El Caso del Gasoducto Lateral Bolivia-Cuiaba. Un Informe de las Deficiencias Graves de ENRON Internacional y Shell por no cumplir con las leyes ambientales bolivianas y las condiciones del préstamo del OPIC en la construcción del gasoducto lateral a Cuiabá. 16/12/99, (*) Amazon Watch, (**) University of California - Los Angeles, Department of Geography. www.nodo50.org/usocolombia/desastre.htm
[5] Bolivia: gasoducto de Shell y Enron en el Bosque Chiquitano. Boletín Nº 50 del Movimiento mundial por los bosques (WRM), septiembre de 2001. www.wrm.org.uy/boletin/50/Bolivia.html

No comments: