Thursday, July 28, 2005

3.1.5 Fundación para la Conservación del Bosque Chiquitano – FCBC (I)

Creada en 1999, durante las negociaciones para establecer la ruta del gasoducto San Miguel – San Matías, la FCBC define su misión de la siguiente manera: “coadyuvar a la conservación de la biodiversidad de la parte oriental de la Chiquitanía, previniendo impactos ambientales que resultan del desarrollo regional y de proyectos mayores de infraestructura que se ejecuten en la región”. Pretende lograr este objetivo ejecutando un “Plan de Conservación del Bosque Chiquitano (PCBC)”. La base financiera de la FCBC proviene de aportes privados y no son parte de ninguna compensación o mitigación por impactos ambientales exigidos por las leyes bolivianas o acuerdos internacionales. Tiene un presupuesto de 30 millones de dólares americanos, 20 millones aportados por ENRON y SHELL, y 10 millones por parte de la misma Fundación.[1]

Una Auditoría Ambiental que aborda el tema de la FCBC, señala que:

Antes de que la Corporación de Inversión Privada Extranjera (Overseas Private Investment Corporation) aprobara un préstamo de $US 200 millones para el gasoducto Cuiaba, World Wildlife Fund, Wildlife Conservation Society, Missouri Botanical Garden, Fundación Amigos de la Naturaleza, y el Museo Noel Kempff Mercado negociaron privadamente con Enron y Shell un programa de conservación de $US 30 millones (el Programa de Conservación del Bosque Chiquitano, o PCBC), sin el conocimiento o consentimiento previo por parte de los otros involucrados (como grupos indígenas Bolivianos, otras ONG, y el gobierno Boliviano). Varios grupos criticaron las empresas y a las cinco ONG por negociar un convenio que ayudó a convencer a la Corporación de Inversión Privada Extranjera para que financiara la construcción del gasoducto por medio del Bosque Chiquitano, en vez de alrededor el bosque, utilizando los caminos ya existentes. Las ONG Amazon Watch y Friends of the Earth-US trabajaron en apoyo de las demandas de las organizaciones indígenas y ambientales Bolivianas, quienes preferían el cambio de ruta del ducto para evitar los impactos negativos previsibles al medio ambiente y a las comunidades locales. Se advirtió a OPIC que la ruta escogida violaría el requisito para evaluación de impactos asociados, y que causaría daño irreversible a la región. Con el tiempo se ha probado que esta predicción fue correcta, y el PCBC no ha tenido éxito en mitigar estos daños. La implementación del programa ha sido lenta debido al desacuerdo por parte de las comunidades con la estructura del PCBC. Lamentablemente, tres años después, la Directiva del programa aún no incluye representantes indígenas, y peor todavía esta conformada por representantes de Enron, Shell, y cuatro de las organizaciones conservacionistas mencionadas anteriormente (…)

Los comunarios piensan que el programa debería beneficiarles. Ellos creen que debido a que ellos han conservado y habitado el Bosque Chiquitano históricamente, ellos son los dueños, y tienen mejor capacidad para conservarlo y que por esas razones deberían ser ellos los que administren el programa. Las organizaciones indígenas Chiquitanas han pasado un voto resolutivo para expulsar cualquier persona asociada con el programa de conservación que entre su territorio, y hasta el momento han logrado su cometido. Un comunario declaró: "Nosotros les hemos dicho: 'Ustedes no pasan más aquí adentro. Ustedes se van afuera porque nosotros vivimos en el bosque. Nosotros hemos cuidado por cientos de años, nuestros abuelos primitivos, de muchos años... entonces, para que venga otro y se haga el dueño y haga y quiera hacer lo que le dé la gana, yo creo que eso está fuera de ley. ¿No? Ellos no tienen, inclusive, ni personería jurídica. No los reconoce el Estado tampoco, y no se como han dado este tipo de trabajo a ellos para que se adjudiquen esto (el bosque) y hagan lo que les dé la gana con la plata. [2]

Una evaluación luego de año y medio de la puesta en marcha de la FCBC advertía que,

(...) la porción de Bosque Chiquitano por donde se ha construido el gasoducto Río San Miguel - Cuiabá, ha sido destruido a nombre del desarrollo energético del país. No ha importado que sea el último bosque seco en el mundo y, sus seudo defensores (que inclusive tienen todo un programa de conservación) quienes han cerrado negocio por 30 millones de dólares con las empresas petroleras otorgándoles el “sello verde” no tienen ahora, capacidad de detectar ningún impacto directo en el Bosque Seco ocasionado por la construcción del ducto, y en el afán de simular su ceguera, apuntan a la “prevención de impactos indirectos” gastando para ello un millón de dólares año. [3]

La asociación como Consorcio Consultor entre el Museo de Historia Natural Noel Kempff Mercado con Prime y Potlatch para la realización de la consulta y estudios ambientales del proyecto de la carretera Santa Cruz – Puerto Suárez, fue ampliamente cuestionada por miembros del Comité de Participación y Consulta (CPC), tanto es así, que durante los diez primeros meses de actividades de este Comité, se discutió el conflicto surgido a raíz de la concurrencia de intereses entre el grupo consultor Prime – Museo – Potlatch y el consorcio petrolero – conservacionista que tiene a su cargo el Programa de Conservación del Bosque Chiquitano (PCBC).

María Teresa Vargas Ríos y Kari Hamerschlag, autoras de la monografía "El proyecto corredor bioceánico Santa Cruz – Puerto Suárez: "Un estudio de caso" (Julio de 2001), llevaron a cabo decenas de entrevistas con miembros del CPC y participaron en reuniones del mismo. Haciendo referencia al PCBC, señalan que

La situación fue tensa, cuando se evidenció que una de las organizaciones miembro del consorcio formaba parte del controvertido PCBC, y que, gran parte del programa de conservación ambiental de la carretera estaba vinculado a los fondos del PCBC. Los reclamos de las ONG no se dejaron esperar y las denuncias de concurrencia de intereses entre el grupo consultor y el grupo ejecutor PCBC, concentraron gran parte del debate, restando credibilidad a los estudios y al grupo consultor. No obstante ello, esta discusión cambió fundamentalmente el foco de atención de los actores. [4]

Dada la trascendencia de este tema en una de las instancias creadas en el marco del proceso de consulta para el corredor - el Comité de Participación y Consulta - en este acápite recapitulamos qué se dijo en este Comité sobre la relación del Museo Noel Kempff con el Programa de Conservación del Bosque Chiquitano, y las decisiones que se tomó al respecto.

Luego citamos posiciones de autoridades cívicas y de funcionarios gubernamentales sobre el PCBC. También incorporamos para el esclarecimiento de la relación entre el Museo Noel Kempff y la Fundación para la Conservación del Bosque Chiquitano (FCBC) los reclamos de organizaciones indígenas y de organizaciones no gubernamentales. Esto, a fin de ampliar el espectro de percepciones sobre la FCBC, y obtener más elementos de análisis sobre la relación Museo Noel Kempff – Consorcio Prime – FCBC.
[1] Un documento que señala la relación directa entre el Museo Noel Kempff y el PCBC o FCBC es el Protocolo para un programa de conservación ambiental en el Este de Bolivia 11-junio-1999. En el acuerdo figura el Museo de Historia Natural Noel Kempff, Gas Oriente Boliviano Ltda., Shell International Gas, Transredes, Enron International, Fundación Amigos de la Naturaleza – FAN, Missouri Botanical Garden – MBG, Wildlife Conservation Society – WCS, World Wildlife Fund - WWF. El 14/09/99 se firma el acuerdo definitivo Acuerdo para crear el Programa de Conservación del Bosque Chiquitano, del cual ya no hacen parte el MHNNKM ni WWF
[2] HINDERY, Derrik (*), Colaboradores: MARTINEZ, Nadia (**) y SOHN, Jon (***), Auditoria Ambiental del Gasoducto Lateral a Cuiaba. Amazon Watch – CPESC, (*) Programa para Bolivia de Amazon Watch / Candidato a un Doctorado en Geografía / dhindery@ucla.edu (**) Institute for Policy Studies / nmartinez@seen-org (***) Analista de Políticas Internacionales, Friends of the Earth U.S. / jsohn@foe.org Pg. 4
www.amazonwatch.org/megaproyects/bolivia_audit_0211_esp.pdf
[3] CRESPO, Miguel A. Bolivia: Puntualizaciones sobre el negociado del Bosque Seco Chiquitano Internet
[4] VARGAS R., María T. et. al. Ob. Cit. Pg. 9

No comments: